De la teoría a la práctica: una guía para transversalizar el género en tus proyectos

Después del lanzamiento de la Guía práctica para la igualdad de género y la Guía para una comunicación igualitaria, hoy publicamos la tercera guía de género.  Con este documento buscamos proporcionar herramientas conceptuales y orientaciones básicas para facilitar el tránsito de la teoría a la práctica de la transversalización del género.

Transversalización: ¿qué significa? Y principalmente, ¿por qué es importante entender este concepto para el desarrollo de iniciativas y proyectos con un enfoque de  igualdad? La transversalización del género es una estrategia que reconoce que el “género está en todas partes”. 

La transversalización no se trata de sumar a más mujeres a nuestros equipos, o de desarrollar más proyectos con “tintes de género”, ni menos debe segregar la temática a un sector aislado de la organización, pues de ese modo no se enfrentan las desigualdades sistémicas.

La transversalización es un proceso político que implica integrar el análisis de género a todas las etapas del ciclo de vida de un proyecto. 

¿Cuáles son las fases que la integran? Esta Guía esquematiza el proceso de transversalización en una secuencia definida en fases para que organizaciones o empresas puedan comenzar a aplicarlo:

  • Fase 1: Investigación, identificación o diagnóstico que permite comprender cómo el contexto afecta a mujeres, hombres e identidades no binarias de manera diferente. Aquí se dibujan los temas y acciones de la futura actuación.
  • Fase 2: Planificación y puesta en marcha de la estrategia en el proyecto considerando no sólo intervenciones técnicas sino también, en paralelo, un cambio en las actitudes y en las formas cotidianas de actuación.
  • Fase 3: Implementación y seguimiento de la estrategia en el proyecto durante la cual se desarrollan las acciones y actividades previstas y, al mismo tiempo, se les da seguimiento para verificar el grado de cumplimiento, sus resultados y los efectos. 
  • Fase 4: Evaluación y sistematización de la estrategia en el proyecto a través de espacios de reflexión y un análisis crítico del camino recorrido con los respectivos aprendizajes generados en el proceso.

Todas las fases del proceso de transversalización contienen una serie de preguntas detonantes, así como una serie de recomendaciones para sistematizar la ejecución de cada fase. 

Todas las fases del proceso de transversalización contienen una serie de preguntas detonantes, así como una serie de recomendaciones para sistematizar la ejecución de cada fase. 

Es importante tomar en cuenta que estas fases tienen  que pensarse en el contexto de la cultura institucional de cada organización o empresa.  Se debe reconocer cuáles enfoques y herramientas funcionan mejor en cada contexto.

Ubicar al género como eje tiene varios impactos positivos al interior de las organizaciones. 

Por ejemplo:

  • Hacer pleno uso de los recursos humanos, al reconocer que las  mujeres y hombres tienen capacidades y oportunidades similares. 
  • Crear el espacio para la diversidad y la horizontalidad. 
  • Dar mejores bases a todos los proyectos y acciones. 
  • Inducir al personal a iniciar procesos individuales de de-construcción también.
  • Mejorar la transparencia y la toma de decisiones. 

Descarga la Guía para llevar a la práctica la transversalización del género en las prácticas cotidianas de tu organización. 

Nuevos Tweet