Detrás de cámaras: la investigación de Por Mi Barrio que está transformando la tecnología cívica

Consulta la investigación completa de Por Mi Barrio

A finales del año pasado, Carolina Aguerre y Carla Bonina presentaron la investigación final sobre el estudio de caso de la iniciativa Por Mi Barrio en Montevideo y Costa Rica. En reunión con las organizaciones DATA Uruguay, ACCESA, ILDA y Fundación Avina, compartieron las reflexiones, los hallazgo y las lecciones aprendidas para las plataformas de monitoreo ciudadano en la región.

 

Pero, ¿qué hay detrás de esta investigación? ¿cuáles fueron los motivos que llevaron a este trabajo? ¿cómo fue el proceso para las investigadoras a cargo? ¿qué aprendizajes obtuvieron de esta investigación para apostar a más cambios positivos en la región? El equipo de ALTEC platicó con Carolina Aguerre y Carla Bonina para que nos compartieran el proceso detrás de cámaras de esta investigación clave para la tecnología cívica en América Latina.

  • Los motivos detrás de la investigación son compartidos por ambas investigadoras como la posibilidad de documentar iniciativas que muchos conocen, pero que poco sabemos sobre sus lecciones y aprendizajes para el ecosistema de la región. Al respecto, ellas nos compartieron:

Carla: Por Mi Barrio es uno de los casos de tecnología cívica en la región que todo el mundo conoce, pero que no tenía ninguna documentación sobre cómo empezó o se hizo, ni desde el lado de la narrativa ni de los indicadores. Sí había algunos estudios, pero un poco lo que sentíamos era cómo documentar este proceso y cómo sentarnos a evaluar qué fue lo que pasó, cuáles son las oportunidades, cuáles son los hallazgos principales y qué lecciones había para la región.

El hecho de que se escalara o replicara en Costa Rica lo hacía aún más interesante porque después a lo largo de la investigación nos dimos cuenta que no sólo era Costa Rica, sino muchos otros más. Esa idea de replicación lo hacía más interesante porque era un proyecto que sin duda compartía una problemática general, pero también nos hacía ver que cada lugar tenía sus propias condiciones. No se podía hacer lo mismo esperando que fuera a funcionar.

Caro y yo somos grandes amigas. Yo tenía a cargo liderar este proyecto, pero no quería hacerlo sola. Éramos un team perfecto, desde lo teórico, metodológico y lo objetivo.

 

Carolina: Ha pasado casi año y medio de esta investigación. Me atraía mucho esta propuesta por lo personal de trabajar con Carla, sino pensar problemas de tecnología cívica que son problemas desde los temas de apropiación para las nuevas tecnologías, buscar un abordaje empírico y distinto en lo que venía haciendo y tener una mirada más externa dado que no venía desde la planeación de una plataforma y su replicabilidad. El desafío para mí era aportar una mirada externa y encontrar dimensiones para que Por Mi Barrio pudiera ser evaluada para su evolución.

  • Una vez encontrada la motivación, Carolina y Carla intercambiaron sus perfiles de investigación para construir juntas una metodología que les permitiera recuperar los aprendizajes, lecciones y retos de Por Mi Barrio a través de una narrativa de sentido sobre el cambio social en América Latina.

Carla: Yo soy una investigadora cualitativa y a lo largo de mi trayectoria de investigación para ver un caso así, sobretodo de un aspecto que se entiende como sociotécnico que involucra a la tecnología y a muchos otros componentes como personas, contextos, instituciones. Había que mirar a varios de estos actores y la forma para hacerlo era a través de un estudio de caso a profundidad que constaba de varios métodos de selección: una combinación de datos, entrevistas a la mayor cantidad de actores posibles a los actores del proyectos, gobierno, donantes, investigadores, expertos en tecnología cívica en la región.

Al ser un proyecto tecnológico de datos, también contábamos con estadísticas de la plataforma de usuarios. Aquí decidimos hacer una encuesta en línea para complementar algunas miradas sobre las hipótesis que nosotras traíamos.

Hicimos también un taller de reflexión con resultados preliminares para avanzar justamente en esas hipótesis y en ese proceso interpretativo porque al hacer un estudio de caso teníamos que estar abiertos a los hallazgos. El tema era tratar de recabar el mayor tipo de información posible dentro de lo relevante y empezar a tratar de hacer sentido en toda esta información complementaria que teníamos.

 

Tener la mirada histórica y la comparativa: histórica para ir hacia atrás, no tener una foto, sino el dinamismo de lo que había pasado. Logramos tener 25 entrevistas, 24 personas en el taller y más del 47% de respuesta al cuestionario.

 

Carolina: Fue un proceso mayormente inductivo con esta idea de construir conocimiento a partir de una experiencia y datos que buscamos dar significado y una forma; y no partir de hipótesis previas fundadas en una base. Entendíamos que parte de las demandas era buscar entender las consecuencias de este proyecto más allá de una idea preconcebida.

Era importante poder hacernos las preguntas más válidas para entender si estábamos trabajando sobre una comunidad muy endogámica. Si queríamos empezar a hacernos preguntas o entender otros impactos de la propuesta, era importante estar muy abiertos a lo que esa evidencia nos estaba diciendo.

  • Colaboración

Carla: La colaboración con DATA y ACCESA fue muy buena, transparente. Todo el mundo que participó en esto; las organizaciones, los gobiernos, los donatarios. El nivel de apertura fue halagador y demostraba ese interés por aprender y tomar las lecciones de los próximos pasos de este tipo de plataformas.

Carolina: Había interés real y genuino en colaborar porque entendían que esta investigación era beneficioso para las organizaciones para entender dónde estaban parados y cómo pensar en la evolución de esta iniciativa.

  • Una vez implementada la metodología y con la colaboración de las organizaciones, se trazaron 5 principales hallazgos que se abordan a profundidad en la investigación. Sin embargo, Carolina y Carla nos compartieron aquellos hallazgos que les hicieron más sentido y que fueron clave para sus procesos de reflexión sobre Por Mi Barrio.

Carla: En el uso, uno de los datos a destacar fue que sólo lo usa el 1%. Entonces reflexionamos sobre cómo las plataformas no tienen por qué sustituir otros canales, sino que está asociado con la colaboración que se dio entre sociedad civil y gobierno, sino del aprendizaje entre organizaciones de la sociedad civil.

La parte de inclusión es de los hallazgos menos felices, porque uno de los problemas de estas herramientas es que pueden estar replicando otras inequidades. Herramientas como Por Mi Barrio hacen que la gente que está más conectada y con mayor inclusión, también tiene mejores instrumentos para reportar problemas y por ende podría estar llevando más recursos hacia las personas que lo necesitan menos.

La parte de sostenibilidad y de escalabilidad son uno de los temas que menos sorprende, pero donde falta mucha creatividad y cambio de mentalidad en lo que respecta la tecnología cívica en la región. En lo que respecta a regiones como Europa que iniciativas similares a Por Mi Barrio se venden al gobierno y no es mala palabra. En la región sigue siendo como hacer dinero con eso está mal. Falta cambio de mentalidad para obtener sostenibilidad financiera y todos los beneficios que eso también trae como pagar salarios dignos en lugar de trabajar con base en voluntarios o tener gente trabajando 200% pero que no pueden hacerlo porque no tienen medios para vivir.

Carolina: Pensar en la replicación de inequidades sociales preexistentes a las tecnologías, atender esta dimensión es fundamental.

Otro hallazgo fue ver que no necesariamente los más jóvenes son los que se apropian de esta tecnología. Esto desarma algunos mitos que se venían enfatizando en otros trabajos.

Creo que no es menor tener en cuenta que Por Mi Barrio, a diferencia de la inspiración original, tiene como fundamento la enorme colaboración con las entidades gubernamentales. Pensar la apropiación de estas tecnologías por parte de los gobiernos municipales es importante para nuestra región en América Latina.

Es necesario hacer un cambio cultural para ver a estas herramientas como espacios reales de colaboración para el crecimiento de la ciudadanía y la voz pública, pero también para los vasos comunicantes entre gobiernos y ciudadanos. La sociedad civil tiene un papel importante en cómo vincular estos puentes. La plataforma Por Mi Barrio es claramente un puente.

  • La divulgación y los retos por venir para la replicabilidad de las lecciones aprendidas.

.

Carla: Lo que estábamos esperando es hacer un lanzamiento más puntual para distribuirlo más en redes. Me parece que una de las claves de este documento es que es muy poco académico. Usamos referencias y herramientas teóricas para hacer este ejercicio de sistematización, pero para nosotras una clave para que la gente lo lea era tener un resumen ejecutivo con los puntos más importantes para conducir a los lectores a los apartados de interés.

Creo eso para aumentar la apropiación o el sentido, le pusimos mucho esfuerzo a ese set de 5 páginas con lenguaje muy simple y sencillo.

Carolina: Nos costó mucho trabajo la escritura y reescritura de este trabajo para que esto no fuera un documento académico. Pensar que nuestro público era mucho más amplia y que teníamos que sacudir para aprender la experiencia de Por Mi Barrio y saber cuáles fueron las barreras y oportunidades que tuvieron en la implementación de esta iniciativa.

Reflexión

Carla: Realizar este reporte, además de los aprendizajes de trabajar con Caro, también forma parte de mi programa de investigación actual. Además de hacer este caso de estudio, estoy realizando otras investigaciones de innovación social en América Latina. Una de las razones por las que trabajo en este tema es por mi afinidad con la región y para contribuir con estas organizaciones y los tomadores de decisiones.

América Latina es sumamente colaborativo y abierto. Aquí fue importante la mirada crítica: qué espacios de poder se ponen en juego y tratar de sacar lo bueno de la región que se puede potenciar es uno de los motivos para esta investigación.

Carolina: Me quedo con el gran tema del enriquecimiento del ecosistema regional, cómo la tecnología cívica una plataforma como esta pone en juego la necesidad de que se sienten a dialogar y trabajar en conjunto distintos tipos de actores que traen distintas experiencias y trayectorias y que van a poder detectar nuevos problemas o soluciones: ¿cómo hacerse las nuevas preguntas en los tiempos tan vertiginosos y con pertinencia a nuestras organizaciones?

Y el otro tema es el enorme potencial que tienen. Hay algo de utopía en pensar en este tipo de plataformas desde y para la región porque ponen de manifiesto la necesidad de ir más allá del discurso de las plataformas como parte de las grandes empresas tecnológicas para potenciar la creación de oportunidades, de plataformas, conocimiento desde actores del sur global. Este es un discurso utópico que busca aportar al diálogo con propuestas y experiencias muy concretas para ir más allá de este avance de las plataformas que usamos hoy en día.