Blockchain y transparencia

La tecnología blockchain puede ayudarnos a construir gobiernos más democráticos y transparentes. Lucas Jolías es director ejecutivo de la Red de Ciudades Inteligentes de Argentina RECIA y director de  Prince Consulting, empresa de investigación y consultoría en tecnología, política y gobierno que – de la mano con Mismática – impulsa el proyecto Blockchain, transparencia y servicios públicos uno de los 11 seleccionados por ALTEC para su desarrollo e implementación.

¿Qué es blockchain?

La tecnología blockchain fue creada en 2008 y es reconocida por ser la base para el funcionamiento del Bitcoin y las demás criptomonedas. Básicamente el blockchain es una base de datos distribuida (un gran ledger o “libro contable”) donde se lleva registro de cada transacción o intercambio que se realiza. Lo innovador de blockchain es que el registro se encuentra distribuido en cada uno de los integrantes que forman parte del proceso y al no ser una base centralizada, es prácticamente imposible su modificación una vez que la transacción o intercambio ha sido certificado. Ya que la información se encuentra en cada servidor de los participantes de ese blockchain, se debería modificar al mismo tiempo en cada computadora interviniente; algo casi imposible. Asimismo, cada información o “bloque” es vinculado a su predecesor mediante un encadenamiento de cifrado, lo que permite ordenar los eventos en el tiempo, de modo de brindar trazabilidad y transparencia a cualquier tipo de procesos. Haciendo una analogía, podríamos decir que funciona como una hoja de cálculo o documento de google, el cual nos permite que distintas personas accedan en tiempo real a la misma información y a su vez, dependiendo de los permisos, las partes pueden modificar la información contenida en el documento, al tiempo que estos cambios son vistos por todos los involucrados. La gran diferencia está en que esa información se encuentra almacenada de forma distribuida.

Existen blockchains públicas y privadas. Las primeras son registros abiertos, en los cuales no se necesitan permisos para participar o volcar información, son anónimas, y su procedimiento de certificación de nueva información en la cadena se realiza mediante la “minería” (computadoras con una gran capacidad de procesamiento que se encargan de resolver problemas matemáticos mediante números al azar). Las blockchains públicas más conocidas son las de bitcoin y ethereum. Las privadas son menos exploradas, son similares en su arquitectura peer to peer, pero se diferencian en que son cerradas, se necesitan permisos para acceder, por lo general no son anónimas y no necesitan de la minería para certificar nueva información en la cadena. Entre las redes privadas de blockchain, se destacan las impulsadas por el consorcio Hyperledger liderado por la Fundación Linux.

¿Cuáles son sus fortalezas?

Podemos mencionar por lo menos 4 fortalezas de esta nueva tecnología:

Seguridad: Al ser una base de datos distribuida, es casi imposible alterar o hackear la información contenida en la cadena.

Integridad: Ya que garantiza que los datos no han sido modificados desde su creación sin el consentimiento de los que participan del proceso.

Trazabilidad: Permite simplificar la trazabilidad de un proceso, pudiendo auditarse de manera más simple.

Transparencia: terceras partes pueden auditar y controlar el accionar del Estado gracias a la información distribuida del blockchain.

¿Cuáles son sus debilidades?

Al ser una tecnología muy reciente, sus aplicaciones más allá de la gestión de las criptomonedas son todavía reducidas y de carácter experimental. Todavía falta alcanzar una etapa madurativa, en donde podamos ver casos de éxito claros a nivel mundial. Asimismo, la capacidad de procesar transacciones es bastante baja, teniendo en cuenta que por ejemplo Visa puede realizar en promedio más de 2.000 transacciones por segundo, mientras que Bitcoin solo entre 5 y 7.

Las redes privadas de blockchain se encuentran en una etapa más temprana y experimental que las públicas, y su principal debilidad es la capacidad de construir confianza entre los actores intervinientes, ya que la participación de “nodos” o involucrados es mucho menor que en las redes públicas.

¿Cuáles son sus posibles impactos en el Estado? 

El tamaño y la complejidad de las estructuras del Estado han generado que la trazabilidad y transparencia de los procesos burocráticos sea una tarea muy compleja. Esta situación genera complicaciones tanto para los organismos de control, como para proveedores o la ciudadanía en general. Trámites y procesos como licitaciones, compras, subvenciones, certificaciones o adjudicaciones se han vuelto tan complejos de trazar que el control ciudadano es prácticamente imposible.

El blockchain es una tecnología en experimentación, con un posible impacto transformador en temas como transparencia, trazabilidad o integridad de la información pública. Si estamos hablando que es un gran libro contable, entonces las aplicaciones en el Estado pueden ser casi infinitas. La burocracia estatal implica que lo que “lo que no está escrito no cuenta”, por lo que el registro forma parte fundamental de la actividad estatal. El carácter distribuido del blockchain puede dar una mayor transparencia, ya que la información que se graba en esa cadena no puede ser alterada unidireccionalmente. El impacto puede ser mayor en aquellos Estado que no cuentan con altos niveles de seguridad informática, ni políticas de manejo de información, procedimientos o penalidades, por lo que la discrecionalidad del funcionario a la hora de manejar información o recursos es más difícil de evaluar.

Blockchain como proyecto de ALTEC

Liderado por las empresas Prince Consulting y Mismática Management, el proyecto Blockchain, Transparencia y Servicios Públicos busca crear una plataforma bajo la tecnología blockchain que permita la trazabilidad, registro, eficiencia y transparencia en tiempo real, del otorgamiento de subsidios municipales en el área de Cultura de la ciudad de Bahía Blanca (Argentina).

La municipalidad de Bahía Blanca, a través de su Instituto Cultural, otorga anualmente subsidios a artistas de la ciudad mediante el “Fondo municipal de las artes”. El proyecto Blockchain permitirá registrar en una blockchain pública (Ethereum), la información más importante del otorgamiento de subsidios: postulantes, el nombre del beneficiario, monto otorgado, certificación de cumplimiento, entre otra información. El proyecto busca experimentar con esta tecnología, aprender las particularidades de su uso y sus posibles impactos. Es por ello que se ha seleccionado un proceso simple, pero que replica las características de procesos más complejos como licitaciones o compras gubernamentales. Esto permitirá hacer una experiencia piloto pero que pueda escalar a otros procesos o gobiernos.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.
Publicación reciente
Categorías
Etiquetas