¿Cómo evaluar 575 propuestas de tecnologías cívicas y no morir en el intento?

¡Bienvenidos a nuestro blog! Tras 5 meses de haber lanzado la Convocatoria 2017 de ALTEC, hoy estamos dando los últimos pasos con un proceso de co-creación junto con las organizaciones [...]

¡Bienvenidos a nuestro blog! Tras 5 meses de haber lanzado la Convocatoria 2017 de ALTEC, hoy estamos dando los últimos pasos con un proceso de co-creación junto con las organizaciones postulantes. Pero, ¿cómo llegamos hasta aquí? ¿Cómo es que elegimos entre 574 propuestas de tecnología cívica presentadas a ALTEC? Para quienes aún no nos conocen y para quienes deseen conocer más de este proceso y sus criterios, les compartimos un brevísimo recuento de cómo llegamos a donde estamos parados hoy.

El camino comienza en 2012, cuando nos dimos cuenta de que había una gran oportunidad para que América Latina desarrollara tecnología cívica con el fin de resolver los problemas de las comunidades en la región. Así, con la idea de promover estas iniciativas, lanzamos el Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas. El aprendizaje tras 3 años de trabajo y 26 proyectos apoyados en 9 países en América Latina nos llevó no sólo a continuar con ese trabajo y esa misión, sino a redoblar la apuesta, ahora como la Alianza Latinoamericana para la Tecnología Cívica (ALTEC).

Al esbozar el trabajo para los próximos años, queríamos ir más allá de apoyar el desarrollo de proyectos de tecnología cívica, y convertirnos en un móvil para el desarrollo de soluciones más innovadoras ante retos cada vez más complejos. Para ello, a la vez que contribuiremos a la maduración de proyectos ya existentes, decidimos experimentar y apostar por nuevos perfiles que incidirán de una forma distinta en el creciente ecosistema.

El ecosistema latinoamericano de tecnologías cívicas en el que ALTEC interviene activamente es un entorno muy cambiante porque la región lo es. Vemos, por un lado, que el espacio cívico, la libertad de expresión, de movilización y de asociación de ciudadanos y activistas son derechos que están siendo claramente vulnerados. Por otro lado, en los próximos meses 9 países de la región tendrán elecciones, lo que dará  lugar a nuevos escenarios políticos.

Está claro: el contexto es propicio para que la tecnología cívica y ALTEC puedan contribuir generando procesos de co-construcción y de diseño de recursos tecnológicos aplicables a asuntos como la rendición de cuentas y el voto informado.

Para ello, tenía sentido la apuesta a una convocatoria abierta e inclusiva, pues suponía una oportunidad para encontrar esas nuevas formas de fortalecer el ecosistema de las tecnologías cívicas. No sería fácil, pero no queríamos dejar pasar una oportunidad clara de incidir en la realidad latinoamericana.

¿Cómo encontramos los mejores proyectos entre 575 postulantes?

Al decidirnos por una convocatoria abierta, sabíamos que la decisión sobre qué proyectos se seleccionarían debía considerar los aprendizajes y conocimiento sobre tecnología cívica de los distintos sectores involucrados en el tema en América Latina. Por eso, diseñamos una metodología consistente e invitamos a un comité externo para que, con su visión y experiencia, nos acompañara en el camino.

Entonces el proceso de selección de iniciativas se proyectó así:

Infografia_Proceso_ESP

Para la etapa de preselección se consideró la pertinencia temática, la capacidad de innovación, la sostenibilidad y el posible impacto de cada proyecto. Para la etapa de evaluación convocamos al comité externo integrado por especialistas de distintas áreas de las tecnologías cívicas, quienes hicieron su análisis considerando la metodología que comprendía 7 dimensiones y 37 indicadores.

Por último, en las entrevistas, por ser espacios de intercambio con las organizaciones, tuvimos la oportunidad de escuchar sus oportunidades y desafíos. Profundizamos en sus proyectos pero, sobre todo, fue una ocasión para conocer mejor a las personas detrás de cada propuesta.

Al final, ¿por qué dos generaciones?

Finalmente identificamos 11 propuestas que, de acuerdo con la reflexión del comité, tienen todo el potencial de incidir en su contexto fortaleciendo la participación ciudadana y transformando las prácticas públicas y privadas. Éstas conformarán una primera generación de iniciativas apoyadas, con quienes hoy nos encontramos co-creando un proyecto final.

Pero las propuestas con alto potencial no eran sólo 11. Encontramos muchas en las que tanto el proyecto como la organización detrás tienen una importancia crucial para el ecosistema y para la región, pero que todavía les queda mejorar y aterrizar ciertos detalles. El compromiso de ALTEC es apoyar el crecimiento y fortalecimiento del ecosistema y, por ello, también buscamos el crecimiento y fortalecimiento de dichos proyectos.  De este modo, algunas de estas propuestas tendrán la oportunidad de ser consideradas para una segunda generación, con la que comenzaremos a trabajar a comienzos del siguiente año.

La idea de trabajar en generaciones y no en proyectos que fueron aprobados de forma individual parte de que buscamos fomentar el aprendizaje y la cooperación entre estos.

Seleccionar poco más de una decena de proyectos de entre 574 organizaciones que participaron no fue tarea fácil pero, sin duda alguna, el interés y la diversidad de propuestas son señales muy claras de que el ecosistema de tecnologías cívicas ha conquistado un lugar de relevancia en la agenda pública latinoamericana.

ALTEC busca apoyar iniciativas innovadoras para mejorar la vida de los latinoamericanos, y por eso estamos muy agradecidos por la apuesta que hicieron tantas organizaciones de América Latina. ¡No pensamos perderlos de vista! Los invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para estar al día de las últimas novedades sobre este ecosistema que crece y se multiplica con cada hashtag y con cada nuevo seguidor:

Categorías
Archivos
Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Etiquetas
    Suscríbete al Newsletter
    Para recibir más información de Altec