Darle la vuelta a la tecnología cívica. Los aprendizajes de las elecciones en México para…

El pasado 1° de julio se realizó una de las elecciones más grandes e importantes de la región. México no sólo eligió a su próximo presidente, también decidió la renovación completa de su congreso y al menos nueve gobiernos locales. En este contexto, los resultados del proceso electoral y lo que vivió la ciudadanía durante este día fue clave para plantear nuevas reflexiones en torno al uso de tecnología cívica para la  participación ciudadana y la innovación política de la región.

En entregas anteriores habíamos hablado sobre el rol de la tecnología cívica para mejorar los procesos de participación ciudadana durante las elecciones de la región, pero ¿cómo recuperar los aprendizajes que nos dejan estos procesos democráticos en el desarrollo de más y mejores herramientas? Platicamos con Caio Tendolini del Instituto Update, organización aliada de la primera generación ALTEC, para que nos compartiera sus reflexiones para la tecnología cívica en América Latina a partir de las elecciones en México.

El 1° de julio, las y los ciudadanos en México participaron en una de las elecciones más importantes para su país y para la región. Además de que el nivel de participación superó el 60% – histórico en relación a otros años – el número de cargos públicos en disputa fueron desde lo local hasta lo nacional: presidente, senadores, diputados, ayuntamientos locales y 9 gobernadores. En este contexto, el uso de toolkits electorales fue clave para acompañar los procesos de las candidaturas independientes para el cambio social de la región.

Desde la iniciativa Toolkit Electoral, el Instituto Update realizó pruebas piloto con algunos de los candidatos independientes de Wikipolítica, una organización de jóvenes que  buscaron 17 lugares en los congresos locales a través de otras formas de hacer política con menos recursos y con mayor cercanía con las personas. A pesar de ser una de las fuerzas políticas con mayor número de votación – en al menos una entidad – las coaliciones partidistas le dieron la vuelta al marcador y los dejaron fuera de estos espacios. Esto no necesariamente significa una derrota si lo pensamos en relación al impacto de estas herramientas en este nivel de votación.

Un momento clave para la democracia de un país – ante la derrota del partido oficialista en el poder – dejó a la luz nuevas reflexiones sobre el uso de la tecnología cívica para la innovación política de los procesos electorales.

¿Qué elementos debemos considerar en nuestros proyectos de tecnología cívica a partir de la experiencia electoral en México? ¿Qué pasa con estos mecanismos para la democracia? ¿Cómo desarrollar un toolkit para aumentar el impacto de propuestas de innovación política?

Caio nos compartió algunos de los aprendizajes de este proceso para mejorar las herramientas del toolkit electoral en otros países como Brasil, donde se realizarán pruebas pilotos posteriormente a partir de la retroalimentación con los grupos que las implementaron en México.

  • Reconocer el tamaño del reto que es hacer una disputa del poder, porque cuando hablamos de innovación política en América Latina se ven muchas cosas pasando al mismo tiempo en colectivos, organizaciones y movimientos, pero hay una dificultad muy grande de llevar esta innovación política dentro de la política institucional. Seguir fortaleciendo estos proceso locales de innovación política es más importante que nunca.

.

  • La tecnología cívica y la innovación política son herramientas que suman al cambio en la manera de organización de los movimientos que buscan un lugar en el Estado, pero deben estar acompañados de procesos offline.
  • A partir de estos dos procesos; tanto el de renovar los movimientos al interior del Estado y el papel de la tecnología cívica en los procesos de representación, pasamos a una discusión sobre las reglas de juego, el funcionamiento de los partidos políticos y otras medidas que permitan que otros actores y formas de hacer política con tecnología cívica tengan un juego justo para los procesos electorales.

Estos son los 3 aprendizajes clave que Caio nos compartió para repensar el alcance real de la innovación política en los procesos electorales de la región a través del uso de tecnología cívica como los toolkits electorales, donde el objetivo principal es organizar distintas inteligencias para aumentar la incidencia de campañas – en este caso – de ciudadanos que aspiran a ocupar puestos de participación política.

En este sentido, el rol de la tecnología cívica a través de la primera y segunda generación ALTEC adquiere nuevas dimensiones con las experiencias electorales en distintos países – como el caso de México – donde es posible replantear el lugar de las iniciativas y proyectos en función de los nuevos retos que plantean los procesos electorales en América Latina.

Sigue nuestras redes sociales en Instagram, Twitter y Facebook para conocer más sobre el uso de la tecnología cívica en la región.

Archivos
noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Suscríbete al Newsletter
Para recibir más información de Altec
Nuevos Tweet