Internet para el cambio social: datos personales y privacidad

¿Cómo estamos construyendo un internet seguro y abierto para todas y todos? ¿Cuáles son los retos que tenemos como ecosistema? ¿Qué parte del camino hemos recorrido?

El ecosistema de datos abiertos y tecnología cívica necesita ampliar las discusiones sobre el internet que necesitamos construir para impulsar los cambios sociales en la región. En el marco de los festejos del Día de Internet, platicamos con Maricarmen Sequera, directora de TEDIC, para hablar sobre datos personales y privacidad en el ecosistema.

 

¿Qué relación tienen los datos y la privacidad con internet y el cambio social? Antes de profundizar en esta relación, Maricarmen nos compartió la mirada de la organización en torno a este tema.

La reflexión sobre los datos personales, al menos para TEDIC, tiene que ver desde la normatividad que el Estado debe garantizar para el cuidado de las personas que están detrás de los datos. En este sentido, los datos personales son todo aquello que tiene que ver con identificación de las personas de manera directa e indirecta. Por ejemplo, los datos personales abarcan desde un correo o una dirección hasta datos georreferenciados o biométricos.

El Estado, como ente regulador, debe garantizar la protección de estos derechos humanos. Uno de ellos es la privacidad, entendida como el paraguas de los datos personales

Si bien la función del Estado reside en establecer un equilibrio entre privacidad y datos personales, algunos escándalos internacionales nos muestran la magnitud de los retos para América Latina.

En este sentido, la tecnología le agrega una capa de complejidad a esta discusión de los datos personales y la privacidad al olvidar su enfoque de derechos humanos y una mirada política.  

“La solución tecnológica no está enfocada hacia las personas a pesar de que hablemos de tecnología cívica de impacto social. El enfoque de creación de tecnología en sí no tiene ese componente”.

La mirada inocente y aparentemente neutral sobre la tecnología ha dejado a un lado el análisis sobre los problemas de ciberseguridad que pueden atraer ciertas soluciones tecnológicas. Aquí la mirada política se convierte en un asunto urgente.

Maricarmen destacó que dentro del ecosistema, el sector privado son las que padecen más las consecuencias de esta aparente neutralidad de las tecnologías. A esto se suma la mirada mercantil y económica donde se olvida la mirada hacia la persona cuando se construye una tecnología.

“Esto afecta en el ámbito de la ciberseguridad, pero también genera desconfianza”

Muchas veces se crean tecnologías que tienen un fin en específico, pero a su vez buscan conocer nuestras bases de contactos u obtener información que forma parte de nuestros datos personales. Aquí se buscaría aplicar el principio de finalidad, donde se limita al sector público y privado a usar las bases de datos con un fin, sin embargo, el Estado no tiene capacidad para regular estos proceso.

¿Qué hacemos entonces con los retos que nos presenta el Estado en materia de privacidad y datos abiertos?

Los sectores que integran el ecosistema deben tener una mirada desde los derechos humanos donde la privacidad sea el principio de creación. A esto se suma el tener buenas prácticas de datos personales desde el inicio del diseño: el cifrado punto a punto es uno de los criterios básicos que se recomienda para que terceros no puedan acceder a metadatos de usuarios.

Aquí también se debe tener en cuenta que un “click” de consentimiento en los términos y condiciones de una tecnología no significa solamente dar el “ok” del usuario; sino que siempre debemos informar sobre los cambios que hay dentro del sistema.

Uno de los retos que destacó, fue que “las comunidades tecnológicas no se miran como usuarios cuando crean tecnología”.

Actualmente hay intenciones de tratados comerciales que abordan este ámbito, sin embargo, para Maricarmen estas legislaciones no sientan las bases para que los Estados y la comunidad tomen conciencia de la importancia del cuidado de los datos.

Hay países que sí están desarrollando regulaciones, sin embargo se han encontrado de frente con el sector privado: “uno de los retos del sector privado es pensar que la regulación no es prohibición; la regulación es ordenar y sancionar”.

Los retos de privacidad y datos personales de Defensores

La discusión de los datos personales y la privacidad toca a la puerta de las organizaciones y de sus proyectos para el cambio social. En el caso de nuestros aliados de TEDIC, el desarrollo de la plataforma “Defensores” de la segunda generación ALTEC, ha significado grandes desafíos.

Debido a que el proyecto aborda datos sensibles sobre víctimas de tortura, la iniciativa ha buscado anonimizar las bases de datos no sólo en la misma base de datos bajo un sistema de cifrado, sino también en las bases de datos que van a tener las instituciones responsables.

La tortura como una violación a los derechos humanos, llevó al desarrollo de cifrado punto a punto en la base de datos, credenciales de quiénes van a acceder a esa base de datos y una anonimización externa.

“Vamos a evitar asociar la víctima y el responsable de la tortura para evitar represalias a los defensores públicos como hacia la página web que va a estar disponible a la ciudadanía”.

Estamos desarrollando un protocolo junto con el Ministerio Público para que los que accedan a la plataforma comprendan que son dos tipos de bases de datos:

  • La base de datos de la víctima que debe ser anonimizada.
  • La información de las y los defensores públicos que accedan a esta plataforma sin obtener otro tipo de datos.

Datos personales y privacidad para un internet libre

“Para tener una mirada integral de lo que creemos que es internet libre, hay que entender cómo está construido internet y sus diferentes capas”. Y dentro de ellas, identificar las distintas capas de poder para que el Estado y la ciudadanía empiecen a tomar conciencia de qué tan libre es su navegación por internet.

 

“Un internet libre y seguro debe estar basado siempre en derechos humanos. El único que puede garantizar este proceso es el Estado, por eso para nosotros es muy importante su regulación”.